Sergio Chejfec, escritor

Posted on septiembre 8, 2011

0


Residencia creativa InterZona / LLao LLao 17 al 22 agosto 2011

Entrevista al escritor Sergio Chejfec

Chejfec by Robertita

Chejfec by Robertita

Semblanzas

Hans Schulz

Cada historia de vida es una trama compleja, una historia particular y única a la cual no es ajena la historia de la familia, la geografía por la cual transcurrió y las experiencias personales que se fueron acumulando con los años. “Ninguna persona es una isla, enteramente para si”. A medida que voy escuchando, des-grabando y transcribiendo “los momentos autobiográficos” de los protagonistas dela Residencia Creativa, (1) cada caso adquiere una relevancia singular. Donde han nacido, quienes fueron sus padres, como fue su infancia, donde transcurrió, en que momento comenzaron a escribir, que sienten frente al paisaje que los circunda, que historia van a escribir; todos interrogantes de un rompecabezas que se va develando a medida que se desarrolla la entrevista. La entrevista, por cierto un género menor, es casi irrelevante frente a poetas, escritores, músicos y artistas en general. Sus obras están a la vista para todo aquel que las quiera ver. Además hablan por si mismas. Sin embargo su obra, en el caso de los escritores, además de distraernos con su lectura, despierta nuestra natural curiosidad por aquel que la escribió. ¿Por qué escribió lo que escribió? ¿Qué relación tiene lo escrito con la vida real del escritor? ¿Dónde vive? ¿Cómo fue su infancia? ¿Qué lo llevó a escribir en primer lugar? ¿Por qué escribe como escribe? ¿Qué se esconde detrás del riguroso oficio de escritor? Y de esa manera intentamos descifrar a lo largo de la trama narrativa alguna clave, algún detalle biográfico, que ilumine las vicisitudes que subyacen a la obra  que se escribió para ser leída por todos.

Cada uno de ellos tiene un pasado diferente con respecto a los demás y cada uno de ellos comenzó a escribir por distintas razones. Escriben de manera distinta y con diversos estilos y en los más variados géneros. En cada uno de ellos la impronta del hotel y su entorno fue disímil. Sergio Chejfec  definió sus novelas como “escritas por alguien que escribe en voz baja”, una forma más que interesante para definir un estilo o tal vez toda una forma de ser. La “incertidumbre” causada por el imponente paisaje, definido por el escritor como “enfático”, también es un dato revelador sobre las percepciones que genera sobre el ánimo el entorno en el que transcurre nuestra propia vida cotidiana en Bariloche. Una vida que se vive en “una geografía destinada al disfrute” como dice el propio Sergio. ¿Será así?

Su comentario final sobre un proyecto similar a esta primera Residencia en el Hotel LLao LLao y que tiene lugar en Francia en el pueblito de Saint Nazaire también enriqueció la charla con las múltiples posibilidades que ofrece la conjunción creativa entre la  industria turística y la industria de la cultura. Son todas alternativas que ayudan a ampliar la visión muchas veces estrecha que tenemos del turismo. Todavía queda mucho por explorar en función de su potencial. “Existen casi tantos tipos de turismo como intereses humanos” escribe un diccionario especializado al respecto. Los organizadores dela Residencia, sus socios en el proyecto y los escritores que participaron son un buen ejemplo de esto. Pero ahora mis queridos lectores, pasemos a cosas más serias y hablemos de aquello para lo cual hemos sido convocados: les presento a Sergio Chejfec.

Sergio Chejfec

“Novelas escritas en voz baja”

Sergio Chejfec en el LLao LLao

Sergio Chejfec en el LLao LLao, agosto 2011

“Mi nombre es Sergio Chejfec. Nací en Buenos Aires en el año 1956, hijo de una familia de origen judío. Mi padre nació en un territorio que era Polonia y después pasó a ser  dela Unión Soviéticay ahora es Bielorrusia. Ese es mi padre. Mi madre es uruguaya e hija de judíos de Odessa. Mi padre estuvo en el Ejercito Rojo y sobrevivió la guerra. Llegó ala Argentinaen el año 1948. Había estado en el sitio de Stalingrado. Tenía un pasado muy dramático, traumático digamos. Hablaba muy poco de ello. Una de las cosas que contaba era que cuando terminó la guerra pesaba 48 kilos y lo mandaron a Siberia por “enfermo de Tifus.”

El terrible pasado europeo 

Si, y termina llegando ala Argentinapor Clorinda a través de vericuetos de viajes algo carambolescos.

Y ahí empieza tu vida 

“En Buenos Aires. Mi barrio es Villa Crespo, pero viví algo en Barrio Norte y mucho tiempo en Haedo, al oeste del Gran Buenos Aires. Siempre tuve una relación algo intermitente – con altos y bajos – con la literatura o la cultura letrada en general. Yo no provengo de una familia muy profesional. Mi padre tenía un saber muy rudimentario y a duras penas podía leer el castellano. El leía Idisch. Leía el periódico “Die Presse”, que se editaba en Buenos Aires. (1) Mi madre no terminó la escuela primaria y ambos empezaron a trabajar de jovencitos. Entonces en casa te diría que el vínculo con los libros estaba mediado por la escuela, por la escuela como institución. Como pasó en muchos casos. Y eso derivó en que yo no tuve muy presente el mundo de los libros hasta mi adolescencia. Tampoco leí los libros de literatura infantil tan típicos de la clase media como los de la colección Robin Hood por ejemplo. Yo era refractario a todo eso.”

Una infancia diferente

Yo tengo un recuerdo de la infancia como una etapa muy aburrida. Lo que hice en mi infancia fue aburrirme. Y después me empezaron a gustar las enciclopedias como el “Lo Se Todo” por ejemplo, ese saber vulgarizado, construido y relatado de una manera progresiva, es decir con una cierta linealidad. (2)

Además multifacético. A mi me encantaba el “Lo Se Todo”

Claro,  y por eso estimulaba toda la curiosidad que puede tener un chico. ¡Ilustraciones! ¡Dibujos! Te abre al mundo. Uno esta pensando en épocas en que la computadora no existía y los programas documentales por televisión tampoco. Era el contacto con el mundo a través de una faceta científica digamos.

Hace poco me volví a comprar la colección completa

En mi casa nunca tuvimos los doce y yo envidiaba a los chicos que tenían la colección completa. Teníamos seis y comprados a crédito. Después del sexto no vinieron más y todas esas “entradas”, como ser “la historia de la antigüedad” o “la historia de los griegos” se terminaban allí y no sabía como seguía. Para mi la historia terminaba ahí, en el sexto tomo.

¿Y la literatura?

Te diría que mi vínculo más fuerte con la literatura se produce en forma tardía si lo comparamos con las historias “normales” de cuando los escritores habitualmente empiezan a escribir en su vida. No hubo tampoco ningún acontecimiento precoz que hubiera anunciado eso. Te diría que mi interés por esa cosa más letrada e intelectual tuvo que ver más con una cuestión “ideológica”, digamos con una participación política al vincularme con algunas organizaciones de izquierda. Recuerdo que lo que leía vorazmente cuando todavía era muy jovencito era el diarioLa Opinión.Meinteresaban los comentarios políticos.

Si, eran muy novedosos y atractivos 

ConLa Opiniónme pasó algo muy curioso. En esa época, no se porqué, empecé a cortar páginas. Las notas que hacían sobre el Golpe de Estado en Chile por ejemplo o de alguna revuelta en el este de Europa. Esta anécdota que te cuento muestra muy bien este proceso por el que yo pasé.  Yo guardaba todos esos recortes que tienen que ver con las cuestiones políticas y sociológicas abrochados en forma muy prolija en una carpeta. Y después no los miraba más. Finalmente cuando pasan los años y ya estoy constituido como “escritor” y estoy en principio más comprometido con la literatura descubro que en las páginas de atrás de muchas de esas notas hay reportajes a escritores que admiro y notas sobre literatura que en aquel momento pasé por alto. Entonces decido guardar muchos de esos recortes, no por lo que guardé originalmente, sino por lo que  estaba escrito en la página de atrás.  Uno es un reportaje a Juan José Saer que fue un escritor que admiré mucho y sigo admirando y que me ayudó mucho para encontrar mi propia forma de escribir. Con esto te quiero decir que en muchos casos mi acceso al mundo de las palabras se dio a través de espacios cercanos como la política, la sociología, la filosofía

Que no son del todo incompatibles con la literatura

En aquellos años – fines de los 60 y comienzos de los 70 –  yo concurría a una de esas organizaciones judías  que existían en Buenos Aires, algunas vinculadas al socialismo y otras con una línea más conservadora. Esas organizaciones eran una parte importante de la vida de la comunidad judía. Existían también en otros países como Uruguay o Brasil. En aquel entonces también el Estado de Israel, como una parte de su Política de Estado, trataba de estimular la inmigración a Israel. El movimiento estudiantil voluntario que organizaba actividades culturales era muy fuerte. A mi eso me marcó profundamente. En general era una época de mucha ebullición política y estos temas de los que te hablo no estaban al margen. Había clases de sociología, de política y también las que estaban vinculadas con las artes. Fue una educación que recibí y que me ayudó mucho para inclinarme hacía las ciencias humanas.

Y empezaste a escribir

Poco a poco empecé a escribir pero en forma intermitente y empecé conla Carrerade Letras. Allí me vinculé con gente que escribía y me sentí respaldado por mis nuevos amigos. Yo no tuve momentos precoces en cuanto a la escritura, no escribía de pequeño. Incluso ahora no me siento escritor, lo siento como algo adventicio.

¿Y que es lo que escribís Sergio?

Yo escribo novelas. A veces también poesía y ensayo.

¿Y en tu obra hay algún punto de inflexión? ¿Algo que marca un comienzo?

No, no te lo podría decir. La verdad es que mis novelas están escritas por alguien que escribe en voz baja. No se como decirlo. No son novelas que busquen producir un efecto inmediato. Mis novelas son más bien reflexivas. Incluso es difícil decir que mis novelas son como una trama que progresa a través de las acciones de los personajes. Tienen más que ver con lo que yo considero premisas, problemas o cuestiones. Desde mi punto de vista la literatura no tiene que representar algo que exista, una realidad y tampoco tiene que plantear algo respecto a lo cual uno tenga que decidirse por una mirada u otra, o una visión u otra, sino que  tiene que ser más bien como un sistema de alusiones. La novela tiene que aludir. Cuanto más asertiva es menos interesante es.  Como podrás imaginar, después de esta descripción un poco confusa, mis novelas no son exitosas.

El éxito es relativo

Si, por supuesto. Me refiero al éxito en cuanto a ventas y ese tipo de cosas. Igualmente desde mi punto de vista tuve la suerte de que mis novelas se han leído. La editorial que me publica está contenta porque sabe que no va a ganar mucho dinero conmigo pero en un mediano plazo los libros se venden. Además siempre fueron leídas con atención por la crítica y algunos especialistas.  Yo creo que hay un extraño sistema de compensaciones. Muchas veces cuando a los escritores les va bien en ventas y con premios se quejan porque los críticos los tratan mal. Y lo concreto es que no se puede tener todo. La literatura es un campo un poco perverso, un poco esquivo.  Muchas veces los expertos te miran con desconfianza si sos muy leído y si sos poco leído tenés un aura de excepcionalidad, de under, de especial. ¿Viste que hay un lugar común que dice que uno nunca lo puede tener todo?  En la literatura tampoco podes tener todo. Además tampoco se puede encontrar un lector al que le guste todo. Hay lectores que le gustan las novelas policiales o las poco complejas y además están todos los otros géneros de la literatura.

¿Una última descripción de tus novelas?

Yo definiría mis novelas de esa manera, como que no progresan de una manera de intriga por acumulación sino que progresan gracias a una idea de expansión de situaciones. En mis novelas ocurren muchas cosas pero las cosas que ocurren nunca están expuestas como para que acumulen una idea de final o sorpresa. Progresan de manera diferente, en forma más espiralada, porque tratan de interrogarse sobre el significado de lo que se está escribiendo, el significado de aquello a lo que se alude. No tratan de dar respuestas, son como un sistema de preguntas.

Sergio ¿Siempre viviste en Buenos Aires?

Yo viví en Buenos Aires hasta el año 1990. Ese año me fui a Caracas y allí viví por quince años. Me ofrecieron trabajar en una revista de Ciencias Sociales que se publicaba en Caracas y que estaba vinculada ala Fundación Ebert.(3)  Ellos tienen un proyecto editorial que se llama Nueva Sociedad que es una revista de ciencias sociales y política de alcance Latinoamericano y que sale cada dos meses. Una revista tipo libro. En el año en que me mudé a Estados Unidos ellos también deciden mudarse a Buenos Aires. Ahora tienen la oficina en San Telmo.

Y tu carrera de escritor ¿comenzó en el exterior?

Todo lo que escribí como escritor lo escribí fuera de Argentina Mi actividad en la revista en Caracas no era completamente ajena a la literatura. El  trabajo de edición, de concepción de la revista, era un trabajo editorial aunque no fuese literatura. Pero como te decía a mí siempre me interesaron  las ciencias sociales. Una semana antes de que viaje se publicó mi primera novela algo que me llevó como seis años. Era una época en la que no era fácil publicar. Además yo era desconocido y no todas las editoriales estaban dispuestas a publicarme. El recuerdo que tengo es que siendo inédito y más  o menos joven era una época muy difícil para los escritores. Ahora es más fácil y está bien que sea así.

¿Y de Venezuela volviste a la Argentina?

No. En el año 2005 me voy a los Estados Unidos y hasta ahora estoy viviendo en Nueva York. La primera etapa en Estados Unidos fue como una etapa tranquila, como de jubilación precoz en la que tuve mucho más tiempo para escribir. Regreso ala Argentinauna vez al año por un mes, un mes y medio. Tengo familia en Buenos Aires.

¿Escribís en español y también en inglés?

Escribo en castellano. Para mi sería imposible e inimaginable escribir en inglés. Y por eso de que todo lo que escribí lo he terminado fuera de mi país te puedo decir que para mi fue muy provechoso vivir fuera dela Argentina. Ypor más que no me propongo hacer una ideografía realista, la interpelación que yo imagino y  el campo de incidencia para lo que escribo es Argentina. Esa distancia, esa relación un poco difusa que se establece entre un escritor que vive fuera de su país y que escribe para ser leído en el país, a mi me pareció muy propicia para seguir escribiendo. Si me hubiera quedado hubiese escrito en forma muy distinta.

Y eso que vivís en Nueva York que es una ciudad  fascinante

Es una ciudad fantástica, con muchos contrastes, con mucha energía.

¿Y un entorno tan rico no te inspira para escribir algo vinculado a él?

Si es verdad pero por las situaciones que te acabo de mencionar y que tienen que ver con mi formación, mi carácter, o por esa idea que yo tengo de que me resulta poco interesante o imposible escribir. Por ejemplo, si yo me propusiera escribir sobre como una persona se está llevando un vaso de agua a la boca para tomárselo, me traería muchas dificultades, eso de escribir algo tan directo. Yo sé que mi tono tiene que ver más con el discurso oblicuo, la cosa indirecta. A mi verdaderamente me gusta vivir en una ciudad como esa pero para mi no es un inspirador de historias  y de situaciones. Al contrario, me inspira para meterme mucho más adentro del hueco en donde estoy y para poder seguir desentrañando las cosas en forma indirecta, es decir seguir escribiendo en clave.

Y además de escribir ¿te dedicas a otra cosa?

Doy clases en una maestría en escritura creativa en español a lo largo de un semestre al año.

Y en cuanto a la Residencia Creativa, ¿Qué me podés contar?

Yo no tengo las cosas claras. Se que algunos ya tenían algo pensado cuando llegaron. En parte es también porque yo ya estaba por viajar a los Estados Unidos y Guido me avisó y tuve que cambiar mi pasaje. No lo tenía previsto y por todas estas idas y venidas vine acá sin plan. Y el hecho de venir sin plan confirma retrospectivamente mi incertidumbre actual. Para mi esta experiencia es una experiencia de incertidumbre. Incertidumbre en el sentido de que no se que hacer con las cosas con las que me encuentro. Si quiero traspasar esta experiencia a algo escrito yo no sé muy bien como organizarlo.

Es un hotel y un paisaje con cierto peso

Si, el lugar en donde estamos en este momento es un espacio muy enfático. El LLao LLao como hotel,  como institución, con un pasado tan particular y que también tiene una posición particular en el mismo Bariloche. Todo me parece muy enfático, muy subrayado, muy importante, con un sentido muy específico al cual yo no le tengo que dar ningún sentido porque ya lo tiene, y con todas sus connotaciones. Incluso Bariloche que es el único lugar enla Argentinaque está plagado de connotaciones diversas ¿no?

Sergio Chejfec durante la entrevista

Sergio Chejfec durante la entrevista, agosto 2011

Uno puede hacer un recorrido por la historia argentina a través de la incidencia que ha tenido en Bariloche y en el LLao LLao también. La conquista territorial, la cuestión atómica, el invento de la geografía como un valor para disfrutar,  el paisaje como postal. Entonces hay un montón de facetas. El énfasis del paisaje por ejemplo que hace que enmudezcas, que invita a replegarse. Las experiencias y vivencias tan fuertes de este hotel y el paisaje que lo rodea  provocan mi repliegue como autor. Estoy desconcertado.

Es interesante ver como cada uno de ustedes tiene percepciones tan distintas. Por otro lado el desconcierto y el repliegue también tienen lo suyo a la hora de crear

Si. Yo me siento totalmente agradecido a todos los que han hecho posible esta experiencia. Muchas veces es el desconcierto o las sensaciones asociadas las que me resultan inspiradoras. Esa falta de interrogación sobre el significado o el sentido de lo que uno está viendo o lo que uno quiere expresar.

Y en cuanto al Hotel como escenario, ¿En tus novelas hay hoteles?

Si aparecen hoteles. El hotel es como una especie de lugar literario por antonomasia. Es el lugar perfecto para desarrollar historias. Hay tantos escritores y tantas novelas que recurrieron al hotel como recurso. Desde el Quijote con sus posadas y la literatura isabelina hasta el hotel hospital deLa Montaña Mágicade Mann.  ¡La atracción que siempre sintieron los escritores de carne y hueso por los hoteles! Nabokov que vivió por décadas en ellos. Joseph Roth, que nunca tuvo una casa y recorría Europa escribiendo en los cafés. La única casa que tuvo es la de la mujer porque él siempre estaba de viaje haciendo notas y viviendo todo el tiempo en hoteles. El hotel es perfecto para hacer esto que estamos haciendo nosotros acá. Estar sentados viendo y escuchando como se establecen las relaciones múltiples entre personas que se reúnen de manera casual. Para mi eso es inspirador.  Si bien no es inspirador en términos realistas es inspirador por esa carga simbólica que tiene. Es un desafío. Por otro lado esta estadía en el Hotel LLao LLao te lleva a experimentar algo que de otra manera nunca hubieses experimentado.

Una idea que bien vale la pena continuar

Yo le comentaba a Guido que hay una residencia que ya tiene muchos años en Francia en la pequeña ciudad de Saint Nazaire. (4) La municipalidad, hace cosa de veinte años, ha organizado una residencia con una estructura relativamente simple. Hay un departamento que le pertenece y al que invitan a escritores de diferentes nacionalidades para pasar un mes y medio. La demanda es que escriban algo relacionado con la ciudad y lo que escriben sale publicado en un libro bilingüe muy sencillo. Son relatos, poesías y otros textos que en su idioma original están en chino, húngaro, ruso, castellano, italiano. En realidad generaron un género propio que atraviesa lenguas, épocas, autores. Hay muchos escritores argentinos que han ido.

Además le da valor a la ciudad

Si. Incluso si lo comparamos a otros proyectos gubernamentales es un proyecto de promoción de bajo costo.  Sería estupendo que esto pudiera tener un futuro similar. Es interesante verlo en estos términos, claro que con la previsibilidad política y la organización administrativa que hace posible que el proyecto tenga continuidad. Además los creadores en general y  los escritores en particular siempre son personas ávidas de nuevos lugares. Experiencias como estas son muy enriquecedoras, motivadoras,  más allá del resultado.

Hotel LLao LLao, agosto 2011

Hotel LLao LLao, agosto 2011

Entrevista realizada por Hans Schulz al escritor Sergio Chejfec en el Hotel LLao LLao el día 20 de agosto 2011 durante la  “Residencia creativa InterZonas”  para la columna Crónicas del diario B200o

Notas:

(1) http://www.kpr.com.ar/residenciacreativa/

(1) El periodismo tuvo gran influencia para construir la identidad colectiva de las comunidades que se establecieron en Buenos Aires. Las colectividades difundían noticias no sólo de la vida comunitaria sino también de la sociedad local y de su país de origen. De alguna manera, los periódicos reflejaban y reflejan, la vida interna de las comunidades. En muchos casos estas publicaciones abrieron el espacio para el nacimiento de nuevas expresiones menos exploradas, como la literatura. Los primeros diarios de la colectividad judía publicados en idish fueron el Die Idishe Zeitung y el Di Presse. Este último fue fundado en 1918 por una cooperativa de trabajadores gráficos judíos.  Pocos años más tarde se fundó el Mundo Israelita, periódico judío que continúa publicándose hoy en día. En 1923 León Kibrick y Samuel Resnick comenzaron a publicar este periódico a fin de reflejar la vida comunitaria judía en Argentina. En él se destacaron importantes escritores y periodistas como Alberto Gerchunoff, César Tiempo, Lázaro Schallman, Máximo Yagupsky y Lázaro Liacho. (www.buenosaires.gob.ar)

(2)  Lo sé todo es una enciclopedia italiana de 12 tomos, editada y vendida en todos los países de lengua castellana porla Editorial Larousse. Fue escrita en Milán en 1962 porla Editorial de Mario Confalonieri y consta de 12 tomos, cada uno de un color diferente. No usa el formato de orden alfabético y presenta artículos de todo tipo, los cuales están divididos en 15 categorías.

(3) La Fundación Friedrich Ebert fue creada en 1925 como legado político del primer presidente alemán elegido democráticamente. Friedrich Ebert, un artesano socialdemócrata que de humildes orígenes ascendió al cargo público más alto de su país, promovió – ante el trasfondo de su propia y dolorosa experiencia en cuanto a confrontación política – la creación de una fundación que cumpliera los siguientes objetivos: fomentar la formación política y social de hombres y mujeres de todas las esferas de la sociedad en un espíritu de democracia y pluralismo; facilitar mediante becas a jóvenes dotados el acceso a la educación superior y a la investigación; contribuir a la comprensión y a la cooperación internacionales. Por medio de sus innumerables y variadas actividades, la Friedrich-EbertStiftung, que fue proscrita en 1933 por los nacionalsocialistas y reestablecida en 1947, continúa persiguiendo estos tres objetivos. (http://www.fes.org.ar

(4) La casa de los escritores y traductores de Saint Nazaire ofrece un espacio para dedicarse a las actividades literarias a escritores y traductores extranjeros. 1, bd René Coty, 44600 Saint-Nazaire/  www.meet.asso.fr

Links:

www.interzonaeditora.com

www.llaollao.com

www.kpr.com.ar

http://www.kpr.com.ar/residenciacreativa

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios